domingo, 2 de enero de 2011

Los doce meses

Una vez, en la noche de fin de año, los doce meses del año se reunieron alrededor de un árbol de Navidad y comenzaron a discutir sobre cuál de ellos era el más importante.

-Esta discusión es una bobada -habló Diciembre-, está claro que yo soy el más importante. A todo el mundo le encanta que llegue yo, porque en Diciembre está la Navidad. Este árbol tan bien adornado es una prueba de lo que digo.

-Estás equivocado -replicó Agosto-. La gente me prefiere a mí. Mis días son cálidos y soleados. Y en Agosto, todo el mundo se va de vacaciones.

-¡De eso nada! -protestó Julio-. Mucha gente también se va de vacaciones mientras estoy yo.

-¡Yo soy más importante! intervino Marzo!-. Traigo la primavera, que es la estación más hermosa. Y en Marzo las flores comienzan a brotar.

-Sí, pero es en Mayo cuando están más bonitas -dijo Mayo.

Y así cada mes fue defendiendo su importancia. Uno porque en él se tomaban las vacaciones de Pascua. Otro porque en su calendario estaba tal o cual otra festividad...

-Y tú Enero -preguntaron al único mes que no había hablado-. Aún no has dicho nada.

-Es que, en mi opinión, todos somos igual de importantes -contestó.

-A ver, explícate -le dijeron.

-Veréis. Yo llego en primer lugar, y en Enero es cuando la vida comienza a germinar bajo la tierra. En Febrero la naturaleza revive. Y Marzo barre definitivamente el polvo del invierno. Abril trae algo de calor a las flores y plantas, hasta que Mayo y Junio toman el relevo. Es para entonces cuando la vegetación está llena de vida.

Siguen Julio y Agosto, que la hacen madurar gracias a la longitud y al calor de sus días y a la tibieza de sus noches. En Septiembre y Octubre llega el tiempo de las cosechas. Después los hombres necesitan reposo y por eso Noviembre alarga las noches. Por último los hombres necesitan alegría, y Diciembre trae la fiesta de Navidad.

Como veis, sin el trabajo que cada uno realiza no podrían sobrevivir los demás.
Todos los meses admiraron la sabiduría de Enero y nunca más discutieron.

Y colorín colorado...


4 comentarios:

  1. que lindo cuento leanlo yo ya lo ise y lo lei en otra version

    ResponderEliminar
  2. hola alguien de ustedes tiene la otra version más larga. porfavor me urge si fueran tan amables de enviarla al correo ngomezfcj@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Conozco un cuento ruso titulado igual, pero nada tiene que ver con éste. Lo siento :)

    ResponderEliminar
  4. Hola María, una amiga rusa y yo estamos traduciendo un libro sobre seres mágicos. Una referencia del libro es a este cuento y hemos llegado a este blog. Nos gustaría ponernos en contacto contigo para contarte sobre el libro, porque tiene mucho que ver con tu blog. Si lees esto puedes escribir a sibissecastellano(arroba)gmail(punto)com

    ResponderEliminar