sábado, 15 de mayo de 2010

Invierno y primavera

Invierno y primavera

En los países fríos, el invierno es muy penoso para los pobres pajarillos.
Por eso se alegran al llegar la primavera.
Ved ese pájaro que canta en la rama deshojada de un árbol: es un gorrión.

¡Qué contento está!

Es que recuerda la primavera y se alegra pensando en ella.

Gorrioncillo, has llegado demasiado pronto. La primavera no viene todavía.

¿Por qué llegas tú tan temprano?

La primavera vendrá, pero no ahora; está hoy muy lejos de nosotros, en los países amados del Sol.


Pero aunque es invierno, las flores no faltan.

¿No veis en los bordes de los senderos unas pequeñas florecillas moradas que parecen sonreír?

Son las violetas.

¿Os gusta su color? ¿Os gusta la forma de estas lindas florecillas?

Dicen que la violeta es la representación de la modestia.

Una niña que es modesta, nunca dice que ella sabe más que sus compañeras de escuela, o que ella escribe mejor sus planas que las demás niñas.

La violeta nunca dice estas cosas, y siempre trata de esconderse debajo de las hojas verdes para que las demás flores no la vean.

Las violetas, sin hacer daño a nadie, sonríen y dan su perfume silenciosamente. Ellas nunca han dicho: «Ese olor delicioso que hay en el viento, sale de nuestro cáliz».

Aprended la modestia de la violeta, y procurad ser como ella.

Del libro Rosas de la Infancia de María Enriqueta Camarillo

No hay comentarios:

Publicar un comentario